Francia

     
 

Una vez en Francia la familia se asentó en un puerto pesquero de Aquitania llamado San Juan de Luz donde, además de trabajar arduamente en las fábricas locales, tuvieron que empeñar algunas de sus pertenecías más preciadas para que el matrimonio y sus hijos pudieran alimentarse y, debido al clima, abrigarse. Después, al poco tiempo de su llegada, los hijos fueron enviados al colegio donde, poco a poco, aprendieron la lengua natal que les acompañaría en el recuerdo.

 

San Juan de Luz, Francia

 

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939 y el asedio nazi a Francia, la familia Villarías tuvo que buscar, de nuevo, un lugar para refugiarse. Así, el 23 de diciembre del mismo año, dejaron atrás el puerto de El Havre –en el noroeste de Francia- para subir a bordo del vapor De Grasse con destino a Nueva York y poder dejar atrás, aunque sólo fuera físicamente, los cruentos escenarios bélicos.

            El trayecto -como la mayoría por los que pasaron los refugiados- fue largo, ya que una vez que arribaron a la Gran Manzana debían continuar en tren hasta cruzar la frontera con México y poder así dirigirse a lo que en ese momento era la cuna de refugiados españoles, Veracruz. 

 

"El vapor  De Grasse"